¿Campeones? No, hexacampeones

Autores

Mendoza lo hizo otra vez. La Borravino se consagró por sexta vez consecutiva. Derrotó en la final a Tucumán 3 a 0 y sumó su 14° título en el historial

Que locos que están estos jugadores. Ni uno, ni dos, ni tres… seis títulos de manera consecutiva son los que consiguió el seleccionado de Mendoza y extiende su poderío a nivel nacional.

La Borravino lo hizo otra vez y festejó ante su gente, unas 8000 personas, la obtención de una nueva corona y fue en la final donde derrotó a Tucumán por 3 a 0 para desatar toda la alegría en un estadio colmado.

El equipo que conduce Gustavo Gallardo cumplió con todos los pronósticos y en el ultimo partido del torneo sacó a relucir todo su experiencia y calidad en su jugadores y por eso terminaron festejando.

Todo comenzó bien para el equipo mendocino que sobre los nueve minutos consiguió dar el primer golpe. Manuel González impidió que la pelota se vaya al lateral, se dio vuelta y lo vio a Gastón Fernández entrar por el medio, se acomodó y remató de zurda para convertir el primer tanto de la tarde-noche.

Buen inicio para un Mendoza buscaba entrar en ritmo frente a un rival que, por momentos propuso presión alta e inquietaba al elenco local.

final12

Como sucedió en la semifinal con Río Grande, otra vez la Borravino acumuló más de cinco faltas y el posterior tiro de castigo para Tucumán. Franco Ferroni fue el encargado de remate, pero el arquero Federico Pérez puso las manos y junto al travesaño desviaron ese balón y mantuvo el arco en cero.

En el segundo tiempo, Mendoza jugó gran parte del tiempo controlando la diferencia de un gol. Lo del elenco tucumano fue muy tibio con algunas situaciones aisladas y otras donde el arquero Agustín López hizo de las suyas.

Se acercaba el final, pero el partido no estaba definido y un gol del conjunto norteño podía cambiar todo. Quedaban menos de cinco minutos y Luciano González armó una jugada bárbara. Le dio el pase a la Gata Fernández, este de la devolvió con la suela para que el ex Talleres defina de manera magistral para anotar el segundo de la noche.

final7

Tranquilidad absoluta en el estadio Arena Aconcagua que explotaba con el segundo tanto y el «dale campeón» que ya comenzaba a bajar.

Y la frutilla del postre y del campeonato llegó un par de minutos después. Remate del arquero tucumano y la pelota cayó en los pies de Juan Pablo Giordanino que, cayéndose logró patear recto y el balón fue derecho e ingresó en el arco para sentenciar el partido y el campeonato. ¿La suerte del campeón?, puede ser.

Tres a cero para Mendoza que nuevamente de consagra campeón de selecciones. Un equipo ultra ganador, super profesional dentro y fuera de la cancha que siempre tuvo el objetivo claro y se lleva un premio enorme para seguir estirando la racha ganadora y sumar una nueva copa en las vitrina de FEFUSA.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*