Lo mejor y lo peor del Desafío

Autores

Pasaron los cuatro partidos entre Argentina y Colombia y destacamos lo bueno y lo malo que dejó esta serie amistosa

El Desafío Mundialista llegó a su fin y los cuatro partidos que el seleccionado argentino disputó frente al de Colombia dejaron algunos aspectos positivos y otros negativos que merecen un análisis.

Argentina y Colombia se vieron las caras en cuatro oportunidades. El inicio de la gira comenzó en Mendoza, siguió en Buenos Aires y tuvo su final en Misiones con dos partidos. El primero en Posadas y el último en Montercarlo, ciudad donde se disputará el encuentro inaugural, las semifinales y la final del Mundial 2019.

Fue una serie que sirvió y mucho en lo deportivo, teniendo en cuenta la poca actividad internacional que existe y situaciones como esta merecen ser aprovechadas al máximo.

En lo futbolístico, fueron dos triunfos para cada uno. El seleccionado albiceleste se impuso en Mendoza y Montacerlo y los restantes quedaron en poder del conjunto cafetero.

En Buenos Aires, Colombia se quedó con la victoria ganando por penales. Foto: Prensa CAFS

En Buenos Aires, Colombia se quedó con la victoria ganando por penales. Foto: Prensa CAFS

Lo positivo

Vuelta al ruedo. Argentina tuvo competencia importante después de más de un año. Las últimas presentaciones habían sido el año pasado frente a Brasil en Misiones.

El mejor rival. Colombia es el mejor contrincante que pudo haber tenido Argentina. Jugar con el bicampeón del mundo eleva el nivel competitivo de cara al Mundial del año próximo.

La base está. Varios jugadores fueron protagonistas de los cuatro partidos, lo que significa que el entrenador ya tiene una base importante de futbolistas con altas chances de estar en Misiones buscando el segundo título mundial.

Estadios llenos. En las cuatro presentaciones, la gente acompañó a la selección Argentina. El pico fue en Mendoza donde hubo poco más de 8.000 personas, lo que demuestra el interés que genera el equipo de Ariel Avveduto en gran parte del país.

Equipo completo. Después de mucho tiempo se vio un cuerpo técnico completo. Ayudantes, preparador físico, colaboradores, utilero, psicóloga deportiva, entrenador de arqueros y encargado de estadísticas formaron parte de un equipo profesional y necesario.

Tiempo de preparación. Durante cuatro días el plantel entrenó en Mendoza.  Si bien no es una gran cantidad de días, fueron jornadas de triple turno con algunos amistosos aprovechando el escaso tiempo de preparación.

La profesionalidad de los jugadores. En todos los partidos, los jugadores siempre estuvieron predispuestos al pedido de fotos o autógrafos. El acercamiento con el público genera vínculos entre grandes deportistas y los fanáticos por sobre el amateurismo del fútbol de salón.

Camaradería. Los planteles de Argentina y Colombia viajaron juntos desde Mendoza hacia Buenos Aires y luego hasta Misiones.

Jhon Pinilla y Marcelo Mescolatti, las figuras que tuvo el Desafío Mundialista. Foto Ministerio de Deportes de Misiones

Pinilla y Mescolatti, las figuras que tuvo el Desafío Mundialista. Foto Ministerio de Deportes de Misiones

Lo negativo

Difusión parcial. Si bien en Mendoza y Posadas hubo televisación en vivo, en Buenos Aires y Montecarlo no sucedió lo mismo y hubo que apelar a algún streaming por Facebook. Una cuenta pendiente para la CAFS, sobre todo en lugares como Buenos Aires donde la pelea con AFA cada vez es mayor y teniendo en cuanta que en ocho meses que juega el Mundial.

TV en diferido. En los encuentros de Buenos Aires y de Montecarlo no hubo televisación en directo y los mismos se emitirán en diferido. Más allá de que sea un canal como Fox Sports el que tenga los derechos, lo ideal para estos tiempos es verlos en vivo.

Viajes en colectivo. Si bien la CAFS tiene como sponsor a una empresa de colectivos, el plantel se trasladó de Mendoza a Buenos Aires y de ahí hasta Misiones vía terrestre y con muy pocas horas de descanso entre partido y partido.

El festejo argentino tras ganar en los penales en Montecarlo Foto: Walter Seewald

El festejo del equipo argentino tras ganar en los penales en Montecarlo. Foto: Walter Seewald

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*