Matadores de honor

Autores

Parte de plantel de Talleres, campeón de la División de Honor 2015, habló con Futsal de Primera y contaron las sensaciones de haber conseguido este importante logro para club tras casi treinta años

CHRISTIAN SOSA

Nombrar a Talleres dentro del fútbol de salón es sinónimo de historia pura. Desde hace décadas que este club viene demostrando lo grande que es no solo en Mendoza, sino también a nivel nacional e internacional.

En los últimos años el Matador fue  un gran protagonista en la División de Honor que le tocó participar pero  muchas veces con el sabor amargo de perder en las finales.

Pero las rachas se terminan y en este torneo que se disputó en Mendoza la suerte estuvo del lado del conjunto azulgrana y después de 28 años terminó festejando el tan ansiado título nacional.

“Ganar este título es, por así decirlo, más un alivio más que poder disfrutarlo por que veníamos de perder tres finales consecutivas y sin contar la del 2002 ya era un karma para nosotros” arrancó diciendo Gabriel Robledo, técnico de Talleres.

Y luego agregó “Sabíamos que se nos tenía que dar por como venían entrenado y por los resultados que se habían dado en el último tiempo independiente del sistema de juego que pude gustar o no. Estoy convencido que no podés jugar una Liga de Honor de la misma forma que en un torneo local”.

El Negro Robledo es un hombre muy respetado dentro del ambiente  no solo por su etapa de jugador sino también por la gran cantidad de años que lleva al frente de Talleres y por los logros que ha conseguido.

La División de Honor es un torneo  muy desgastante y en una semana para ser campeón hay que estar al 100% y así lo entiende el entrenador azulgrana “En la época del 2000 al 2009 jugamos estos torneos de la misma forma que los campeonatos locales y eso al final del año te pasa factura y entendimos que hay que regular lo más que se pueda y llegar bien físicamente”.

«Era un torneo que había que ganarlo. Personalmente era mi tercera final y queríamos quedar en la historia. Es un regalo para la familia por el apoyo que nos dan” Ignacio Luvello.

En la final, frente a Magallanes de Ushuaia, Talleres sufrió las bajas de dos jugadores importantes como Martín Páez y Juan Pablo Giordanino. “Con el correr de los partidos era más importante lo mental que lo físico. Teníamos dos bajas importantes pero los que estaban tenían que duplicar el esfuerzo y ellos lo supieron asimilar y el resultado terminó siendo el que queríamos” comentó el Negro.

Ante cada derrota hemos tenido la revancha inmediatamente. Esto requiere de paciencia, hay que seguir trabajando. En el deporte todo puede pasar y está en la capacidad de los jugadores en poderlo asimilar.

Talleres ha tenido un año exitoso (fue campeón del torneo Apertura luego de cinco años) y el DT azulgrana sabe que quedan objetivos por cumplir todavía.

talleres2

«Nos sacamos una espina con este título. El grupo se lo merecía, tenemos un lindo plantel. Tuvimos las lesiones de dos compañeros pero lo pudimos superar” Maximiliano Ponce.

Lo cierto que Talleres volvió a estar en lo más alto a nivel de clubes en el país y lo hizo imponiendo un estilo muy particular de juego que terminó dando resultado.

El desafío será mantener al Matador en lo más alto como viene sucediendo en los últimos años. Tiene jugadores y un gran cuerpo técnico  que buscarán seguir escribiendo la historia de un grande del futsal.

«Era algo que lo veníamos buscando hace rato. Fue una revancha. Fuimos haciendo nuestro camino. Me tocó hacer el gol en la final y ahora estamos festejando” Federico Pérez.

Fotos: Miguel Cicconi Diario UNO

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*