El campeón impuso su juego

Mendoza no pudo con el gran planteo que hizo Ushuaia, fue superado y cayó en la semifinal por 2-1. Este viernes jugará por el tercer puesto ante Comodoro Rivadavia.

Ushuaia superó a Mendoza por 2-1 en una de las semifinales del torneo y se convirtió en finalista del Argentino de Selecciones Juveniles.

El campeón impuso su juego desde el inicio hasta el final en un partido muy estudiado y con pocas situaciones de gol que le terminaron dando resultado.

Desde el arranque la pelota la tuvo el conjunto sureño y Mendoza tuvo que retrasarse y esperar en su campo. A los 6′ un buen lateral enviado al segundo palo donde apareció por detrás, Lucas Lenti que cabeceó y convirtió el 1-o.

A partir de ahí Mendoza, cada vez que tenía la pelota se le hacía muy difícil generar situaciones de gol porque Ushuaia se defendía muy bien.

La primera chance clara la tuvo Agustín Luque que tomó el balón, avanzó y remató de derecha pero el arquero Federico Romero tapó y la mandó al tiro de esquina.

 

Walter Hidalgo aguanta la presión de Lucas Giaquinta. Foto: Fernando Martínez.

 

Luego Gonzalo Aveiro sacó un disparo por abajo que dio en el palo derecho de arquero.

El rítmo de juego lo imponían los ushuaiensen y Mendoza caía en lo que le proponía el rival. Pero en una de las tantas veces que lo intentó llegó el empate.

Un gran pase de Aveiro que dejó solo a Gastón Fernández y la Gata remató de derecha casi al ángulo para poner las cosas 1-1.

Comenzaba el segundo tiempo de la misma manera que había terminado el primero.

Aunque la borravino estuvo a punto de marca el segundo. Gonzalo Aveiro recibió por el segundo palo pero no le pudo pegar con dirección y la pelota se fue desviada.

 

Agustín Luquez analiza qué hacer ante la marca de Luciano Nicoliello. Foto: Fernando Martínez.

 

A los 5′ llegó el segundo de Ushuaia. Lucas Lenti robó una pelota en mitad de cancha, avanzó hasta el área y cuando salió el arquero remató, la redonda pasó entre las manos de Ariel Salassa y se metió despacio para anotar el 2-1.

Negocio para los dirigidos por Alberto Hernández que otra vez estaba en ventaja y sin apuro jugaba un partido chato.

El Beto Lucero intentaba con modificaciones pero nada daba resultado. Ushuaia bien parado atrás marcado muy bien y sin cometer errores.

Los minutos pasaban y Mendoza entraba en la desesperación y con cinco faltas en su contra. A tres del final Aveiro remató desviado y sentenció las chances mendocinas.

Ushuaia impuso su juego y derrotó a uno de los candidatos que tenía el torneo. El actual campeón dio otro paso más hacia el título y va en busca de su bicampeonato juvenil.

Todos se tiran para abrazar a Gastón Fernández tras el gol del empate. Foto: Fernando Martínez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.