18 junio, 2024

Una noche histórica para el futsal de Mendoza y por qué no del deporte provincial fue la que se vivió este sábado para rendirle un merecido homenaje para la leyenda del fútbol de salón argentino.

El enorme Marcelo Mescolatti fue el gran protagonista de la “Despedida del 10”, un evento que marcó la despedida como futbolista de uno de los mejores deportistas que ha dado esta provincia y también a nivel nacional.

La cita fue en el estadio de Talleres, el Templo del Futsal de Mendoza donde el Chelo disputó su primer Mundial y una innumerable cantidad de partidos con su Don Orione querido.

Desde muy temprano fueron llegando los invitados. Las Leyenda de Don Orione y jugadores actualmente en actividad, compañeros de los distintos planteles de la selección Argentina y amigos de la selección de Mendoza.

También estuvieron presentes ex entrenadores de la Albicelstes como Miguel Schelebusch, Ariel Avveduto y también Armando Corvalán, entre otros destacados técnicos mendocinos.

Uno de los momentos más emotivos fuero protagonizado por parte de la familia de Mescolatti. Su mamá Marta y luego su pareja Paula, acompañada por sus hijos Sofía y Bautista, tomaron el micrófono y no dudaron en elogiar al Chelo y destacar sus virtudes. Y la propia madre tiró una excelente frase: “¿El Chelo se enamoró del futsal o el futsal se enamoró del Chelo?”. A más de uno se le cayó una lágrima luego de escucharla.

Dos personas fundamentales en su paso por Don Orione fueron Gustavo Gallardo, el primer y único entrenador que tuvo en el Santo y Gustavo Di Marco el presidente de ese club también le brindaron algunas palabras de agradecimiento por su extensa trayectoria.

Luego de los momentos protocolares fue el turno del fútbol. Los primeros en salir a la cancha fueron los jugadores de Don Orione que se enfrentaron a la selección de Mendoza.

De un lado las leyendas del Santo que ganaron la División de Honor 2010 junto a varios que hoy se destacan en los torneos locales. Y del otro los cracks de la Borravino. Esos que brillaron a finales de los 90’ y principios de los 2000’ acompañados por muchos de los fueron campeones en esta última década.

Más tarde fueron los players de la selección Argentina, los que jugaron los mundiales 2007, 2011, 2015 y 2019 los que se calzaron la celeste y blanca para enfrentarse a la Borravino con Mescolatti en el equipo.

Para el segundo tiempo el Chelo se puso la casaca albiceleste para comenzar a cerrar una noche que quedará para la historia y para el recuerdo.

Pero quedaba tiempo para algo más, tiempo para las palabras del Gran Capitán donde hizo agradecimientos a su familia, sus amigos y a la gente que lo apoyó durante toda su carrera. “Solo tengo palabras de agradecimiento a quienes organizaron esto. Gracias a Don Orione, gracias a Mendoza y gracias a Argentina” expresó el 10.

Muchas gracias Marcelo, te vamos a extrañar dentro de alguna cancha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *