18 junio, 2024

Alemán y una final que puede marcar el inicio de algo bueno

0

Perder una final a nadie le gusta, pero de las derrotas de aprende dicen muchos. Y este puede ser el caso de Alemán que cerró una semana muy buena en lo que fue su participación de la edición 2024 de la División de Honor que lo tuvo como protagonista hasta el último día de competencias.

Los Teutones llegaban a este torneo producto de la gran temporada 2023 que tuvieron donde estuvieron muy cerca de consagrarse campeones del torneo Clausura mendocino. Ese quizá fue el primer paso.

Al no ser un equipo “copero”, es decir que no frecuenta jugar el torneo de clubes más importante que tiene el futsal argentino, no estaba entre los posibles candidatos a llegar lejos.

Pero durante la competencia, el equipo que conduce Gabriel Robledo fue dando pequeñas señales de que era posible pensar en lograr algo importante.

Y así fue que finalizó la primera ronda en lo más alto de las posiciones de la zona G (4 puntos) gracias a los empates frente a San Cristóbal (Corrientes) y Schneider (Chubut) y el triunfo ante Newell’s (Rosario).

Llegaba el momento de los cruces en los playoffs y su primera víctima fue Don Orione, el mismo que le ganó la final del Clausura local hace seis meses.

El siguiente paso era nada menos que Magallanes de Ushuaia en cuartos de final. “Vamos a dar batalla y meternos en semis. Vamos a ganar hermano” expresó con mucha confianza Federico Haudet, jugador de Alemán antes del ecuentro.

Un partido durísimo que sacó adelante y se definió con el gol agónico de Bruno Guzmán para que los teutones dejen en el camino a otro candidato y tres veces campeón de DDH.

El equipo del barrio Alimentación estaba entre los cuatro mejores y justamente alimentaba su sueño porque estaba a dos partidos de la gloria.

Con la experiencia y los golazos de Martín Páez, más los aportes de Juan Manuel Moreno, el propio Guzmán, Imanol Carmona, Juan Cruz March y el arquero Juan Cruz Corral, entre los que más jugaron, Alemán se preparaba para otra batalla.

En semifinales el rival era Talleres, otro que venía como favorito, pero terminó siendo otra víctima de un equipo con hambre de gloria. El partido se definió en el tiempo suplementario y ahora se venía lo más importante.

Por primera vez el equipo mendocino llegaba a una final. La expectativa era tan gran que el propio club, el sábado, instaló una pantalla gigante en el salón principal para que todos los socios del futsal y otros deportes fueran a ver ese encuentro.

Ahora el rival era otro viejo conocido del medio local: Regatas. Otro escollo duro y difícil para medirse buscando nada mas y nada menos que el título nacional.

La final fue como se preveía, pareja, trabada, luchada y que se iba a definir en los mínimos detalles.

El resultado no fue el esperado y los jugadores de Alemán se quedaron con las ganas de festejar. El equipo hizo un torneo enorme, dejando el camino a equipos con experiencia y haciendo que todo el ambiente del futsal empiece a hablar del Club Alemán de otra manera.

Nada para reprocharse para los dirigidos por el Negro Robledo que culminaron entre los dos mejores de Argentina y que se preparan para un 2025 que lo tendrá como protagonista de dos torneos muy importantes como lo es la División de Honor y de la Continental Cup (mundial de clubes) donde ya se aseguró su lugar.

Se vienen cosas importantes para los Teutones. Lo mejor está por venir.

Fotos: gentileza Carlos Traine / Mauro Gogol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *