18 junio, 2024

Encuentro de leyendas

0

Viejas glorias de Regatas y Talleres disputaron un amistoso rememorando grandes épocas de este deporte.

Fue como entrar en el túnel del tiempo y volver a disfrutar de aquellos no tan lejanos viejos tiempos. Para muchos ya han pasado unos 20 años de que se enfrentaron en choques memorables que te hacían poner la piel de gallina.

Pero los muchachos parecían haber estado en formol. Y es que el físico cambia, pero la calidad no tiene fecha fe vencimiento.

Regatas y Talleres se enfrentaron en un clásico vintage que hizo emocionar a todos.

De un lado figuras como Martín Lafalla, Federico Pogés, Víctor Fernández, Ketchup Bogdanoski, Negro García defendiendo la Azulgrana y del otro jugadores de la talla de Diego Ferro, Kike Oropel, Carlos Garcia, David Riveros, De Minicucci y Gaby Mignani con el escudo de Regatas tatuado en el pecho.

La idea que nació de los propios jugadores fue sorpresiva para toda la comunidad del futsal, pero superó las expectativas en cuanto a público. Felicitaciones a la gente de Regatas y en especial al profe Martín Romero por lo impecable del evento.

Fue un partido entretenido, con un resultado (2 a 2) que dejó a todos contentos.

Para que el viaje al pasado tomara más realidad, el árbitro fue Darío Brusadin.

Después llegó la hora del asado, del disfrute y de las anécdotas imperdibles de muchos viajes compartidos. Desde Mundiales a Ligas de Honor, pasando por algún Sudamericano y obviamente torneos Argentinos de Selecciones, en donde se dividían las presencias en los equipos borravinos. “Eran la mitad de Regatas y la mitad de Talleres. Por ahí se sumaba algún jugador de otro club”, coincidían la mayoría.

Fue una de esas noche que uno no quiere que terminen nunca. Difícil poder reunir tanta historia viviente. Más de 30 personas que cimentaron nuestro deporte. Es que para la cena se sumaron personajes como Pablo Stharinger, Gabriel Robledo, el profe Gaby Scollo.

Todos se fueron con la promesa de que habrá revancha, quizás en el estadio de Andes Talleres para devolver gentilezas. 

Quienes los disfrutamos ayer y volvimos a sentirnos pibes sentados en una tribuna hoy, solo podemos decirles, nuevamente gracias. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *