El 2023 será, junto al 2019, uno de los años más recordados dentro del fútbol de salón local por los grandes resultados que obtuvieron los distintos seleccionados a lo largo de la temporada.

Es sabido y reconocido por el ambiente salonero argentino que Mendoza tiene el mejor futsal del país, pero eso había que demostrarlo dentro de cada cancha.

Y así fue. La Borravino fue la gran protagonista en los cuatro torneos de selecciones que se diputaron durante este año y donde tuvo muy buenas actuaciones.

La C17 se quedó sin el tricampeonato

El calendario deportivo colocó a estos campeonatos en el segundo semestre y los primeros en salir a jugar fueron los de la C17.

La categoría más chica que tiene competencia a nivel nacional tenía como sede la ciudad de San Rafael. Hacia allá viajó la Borravino ya sin la presencia de Marcelo Mescolatti como técnico y con Emanuel Palumbo al frente del equipo que iba en busca del tricampeonato.

El equipo hizo un gran torneo, pero en la final cayó ante Comodoro Rivadavia y quedó relegado al segundo puesto. Más allá del resultado hay que tener en cuenta que esta es una división formativa donde los jugadores están en plena etapa de aprendizaje.

La C20 recuperó el título, pero se quedó sin técnico

La categoría C20 (ex Juveniles) ha sido históricamente una de las grandes armas que ha tenido Mendoza y en este 2023 no fue la excepción.

Después de haber perdido la final el año pasado en Comodoro Rivadavia ante el seleccionado local, en Tucumán la Borravino iba en busca de la revancha.

Y ese torneo tuvo el mejor final poque el equipo se consagró campeón derrotando en la final a Rosario para que la copa regrese a nuestra provincia.

Un par de semanas después Pablo Stharinger anunciaba que no continuaría al frente del seleccionado tras un proceso que duró cinco años, logró dos títulos y fue finalista en una ocasión.

Y un día Mendoza no salió campeón

Era el turno del Argentino de Selecciones Mayores con sede en Posadas, provincia de Misiones. Un nuevo torneo, una nueva ilusión por delante de seguir marcando el protagonismo como en gran parte de esta década.

Pero la renovación había llegado. Solo cuatro de los quince del plantel estuvieron en el torneo del 202. Sin embargo, los dirigidos por Gustavo Gallardo demostraron el poderío y se instalaron en la final, la octava consecutiva.

Y por esas cosas que tiene el deporte, algún día Mendoza podía no ser campeón. Y así fue, esta vez fue Tucumán dio el gran golpe, se quedó con la copa y le cortó a la Borravino una racha de seis campeonatos al hilo y el trofeo cambiaba de dueño.

Las chicas lograron la séptima

Para cerrar la temporada, el seleccionado femenino viajaba hacia Paraná a sacarle la espina de haber caído en semifinales y no poder luchar por el título.

Y en la capital entrerriana, el seleccionado dirigido por Erica Encinas no dejó dudas, dio cátedra de fútbol de salón. Fue una semana donde el equipo funcionó a la perfección, ganó todos los partidos que jugó y en la final sacó adelante un encuentro duro, pero donde pudo revertir el resultado.

Después de cuatro años, el conjunto femenino se consagraba nuevamente campeón, sumando la estrella número siete a un riquísimo historial que lo tiene como el máximo ganador en esta categoría.     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *